El “Cerro Rico” con sabor amargo (Nota de Opinión)

Cerro Rico de Potosí

Escribe: Waldo Vargas Reyes

Muchas preguntas y preocupaciones quedaron en el tintero de la sesión extraordinaria instalada el pasado sábado por el Concejo Municipal de Potosí, donde la Empresa Minera “Manquiri” debía transparentar la información en relación a su actividad como el deterioro que viene sufriendo el Cerro Rico de Potosí.

Lo más lamentable, fue el hecho de que, “Manquiri”, que viene operando desde hace 17 años atrás y es la principal compradora de óxidos de plata que procesa en su planta ubicada detrás del Cerro Rico, no pudo presentar una copia del contrato firmado con el gobierno, debido a que éste tiene una cláusula de confidencialidad.

Asimismo, lavándose las manos como Poncio Pilatos y deslindando responsabilidades, sus representantes ejecutivos. -Antonio Torrico- señalaron que de las 2 mil toneladas día que sacan de carga oxidada de la parte superior del cerro rico y del área rural para su tratamiento, el 20 % recibe Manquiri y el 80 % los Ingenios mineros que se encuentran en la parte baja de la ciudad –Velarde- Es decir entre comillas que el “deterioro del cerro rico es producto por las cooperativas mineras que les venden cargas de óxido de plata”.

Aunque claro, es bueno recordar que, para el nacimiento de la Empresa Minera Manquiri -21 de noviembre de 1997-, jugaron un rol importante el gobierno de ese entonces de Goni Sánchez de Lozada, que, con el objetivo de reactivar el aparato productivo minero, delego a su ex Ministro Jaime Villalobos, logre la firma de un acuerdo entre las cooperativas mineras, el ayllu Jesús de Machaca y la empresa estadounidense Coeur d’Alene Mines para la explotación de los callapos y desmontes del Cerro Rico.

Es así que, con mucha fuerza desde el 2017 “Manquiri” comienza a operar con su planta de tratamiento de óxidos de plata, utilizando maquinaria pesada y volquetas para transportar cargas durante las 24 horas del día y que a pesar de haber sido denunciadas por algunos colegas de la prensa y fue objeto de agresión física uno de ellos, nunca dieron respuestas claras y concretas.

Asimismo, ante la ausencia de los principales dirigentes cívicos, que hubiera sido regio escuchar su voz en este escenario, fue la dirigente Roxana Crass, que a tiempo de felicitar la valentía de los representantes de la Empresa de Manquiri por dar la cara ante el Consejo, se limitó a preguntar ¿Por qué no hicieron un estudio geomorfológico para saber el estado y cómo refaccionarlo el cerro? y ¿Cuántos años les dio COMIBOL para que Manquiri pueda sacar los pallacos y desmontes? Respuesta que fue inmediata, al señalar que Manquiri ya se había comprometido ante el Comité de Preservación del Cerro Rico de Potosí, el estudio y con recursos propios y la duración de los años de trabajo está en el contrato que deben solicitar a la COMIBOL.

En suma, se cierra un capítulo más del polémico caso y la destrucción irracional que se va haciendo contra el Cerro Rico que se va cayendo y hundiendo de a poco.

El Cerro Rico de Potosí, Patrimonio Cultural de la Humanidad, ha sido y es uno de los yacimientos mineros más importantes del mundo. Más de quinientos años de explotación han generado trabajo a los habitantes de esa ciudad, cuya existencia sería difícil de entender sin la actividad minera. Sin embargo, dicha explotación en las últimas décadas, cada vez más orientada al cooperativismo y sin orientación tecnológica, como la presencia de la Empresa Minera Manquiri ha ido generando, un notable incremento en la «inestabilidad física del cerro»; lo que ha aumento, la inseguridad de las propias labores mineras que se desarrollan en su interior; la contaminación minera debido a la disposición inapropiada de los desechos mineros; y el patrimonio mismo que representa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *