Una costumbre que no se pierde y vive (Nota de Opinion)

Altar de Todo Santos en Potosí - Familia Nina / Kollasuyo Digital

Por Waldo Vargas Reyes

A pocos días de celebrar el “Día de Todos los Santos y Difuntos” que es una festividad llena de muchos significados espirituales y familiares, las y los potosinos a pesar del COVID 19, recibirán y recordaran a sus seres queridos que partieron a una mejor vida.

De acuerdo a la cultura andina amazónica y chaqueña, la muerte no existe, y es entendida como una transición porque para ellos la vida es eterna. En torno a esta bella creencia, con mucho entusiasmo los dolientes comenzaron a visitar los hornos panaderos, para realizar sus: tanta wawas, galletas, rollos, alfajores, maicillos, bizcochuelos, queques, escaleras, entre otros, que servirán para el armado de la tumba en honor a la almita. Pero también se complementará diferentes frutas, dulces, banderines, coronas, la rica comida y bebida que le gustaba al difunto. Aunque, se debe señalar que cada detalle como la forma de las masas marcan diferentes situaciones, como por ejemplo la “escalera” es la figura de tránsito, de cómo de esta vida se pasa a la otra, y de la otra puede volver a esta.

La fiesta de Todos Santos se vivirá a partir del medio día del 1ro de noviembre (vientito) hasta el mediodía del día siguiente del mismo mes y son dos días especiales que transita en el mundo de lo sobrenatural, de la fe, del secreto y por tanto, difícil de creer y entender. Pero allí está esa cultura, esa tradición que perdura durante siglos y siglos y es respetado por mucha gente.

En Potosí, Sucre y Tarija, el domingo 30 de octubre por la noche comenzarán con el armado de un pequeño altar, acompañado de su Santo Cristo, la foto del difunto, adornos, flores, candelabros, velas y una buena iluminación para recibir a sus invitados y los altares serán recogidos el 2 de noviembre al mediodía, cuando según la creencia popular las almas se despiden con angelitos, con alegría y dejan de nuevo este mundo.
Ahora bien, en estos tiempos difíciles, habiendo sido vacunados una gran mayoría de la población algunas familias vienen repartiendo invitaciones para acompañar y visitar a la almita. Sin embargo, no debemos bajar los brazos y las autoridades municipales deben también tomar todas las medidas de bioseguridad para el ingreso a los cementerios Generales, la misma que puede ser en función de la terminación de números par e impar de las cédulas de identidad para evitar aglomeraciones, como la presentación del certificado de vacunación y evitando llevar a los niños y a personas vulnerables al virus.

1 pensamiento sobre “Una costumbre que no se pierde y vive (Nota de Opinion)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *